NO HAY PRISA POR CRECER

Written by on 30 abril, 2020

Por: Mauricio Gamero.

Bien dicen que la inocencia del niño es la fuente de energía del universo. Los niños conservan una particular manera de mirar la vida y el mundo que los rodea. Dueños de una mirada sencilla, alegre, crédula e imaginativa ante toda situación cotidiana. Es por eso que merece hacer un reconocimiento a esta significativa etapa de la vida.

¿Alguna vez has observado con atención los ojos de un niño? Su mirada refleja confianza, curiosidad y felicidad cubierta de una sonrisa.  Y existe un brillo de aquello que alguna vez fuimos todos en uno de los rasgos más bellos de la humanidad.

Todos alguna vez pasamos por esa etapa donde la niñez fue la inocencia convertida en magia pura. Es importante reflexionar sobre la capacidad de asombro que existe en la niñez, parece que jamás se pierde ni se agota, sin duda, es una forma de aprendizaje para los adultos que al paso del tiempo olvidamos la manera de ver el mundo en la infancia. La inocencia habla a través de la sinceridad de sus corazones; todos aquellos que conviven con niños sabrán que la energía es sinónimo de niñez.

El tomarse un momento para reflexionar sobre estos aspectos que sirva para enseñar a los niños y nutrirlos cultural y cognitivamente. Hay que animarse a aprender las lecciones que nuestros hijos, sobrinos, primos o cualquier infante tienen preparadas para nosotros. Tenemos que tratar de no perder la bonita costumbre de sucumbir ante sus inigualables ocurrencias. Reír a carcajadas con sus ironías, pero sobretodo no olvidar que un día fuimos aquello que hoy solo recordamos como un ayer.

En definitiva, la palabra crecer no debería responder a nada más que al desarrollo físico de los menores. Los niños no deben contaminarse con los asuntos de los adultos. Aquellos que simplemente les cortan las alas de la imaginación y de la creatividad. Convierte en un elemento de cambio, recuerda el mundo que una vez imaginaste.

No hay prisa por crecer. Ya llegará el día en que ellos tengan que dejar la niñez, sin que nosotros intervengamos. Llegará un día en que tu hijo, sobrino o hermano pequeño hable como un adulto y razone como tal; pero mientras tanto, no tengas prisa, disfruta de este momento.  No permitas que te canses de sorprenderte con esa magia única. Suelta un momento la rigidez de la adultez para permitirte el lujo de ejercitar tu curiosidad por las cosas, las personas y el mundo que nos rodea.

Ojalá un día todos los adultos nos hiciéramos un favor. Disfruta a cada minuto de la creatividad de ser niño.  La infancia fue el mejor regalo que te dio la vida. Todos tenemos una gran responsabilidad en la vida, que es la de aprender a ser felices desde la infancia, para ello es necesaria la contribución de padres, madres y cuidadores, profesores, etc, quienes ayudan a construir la autoestima del niño y además pueden promover y protagonizar un ambiente lleno de alegría dos de los principales pilares necesarios para construir una personalidad saludable.

Si eres adulto tienes una responsabilidad social con la niñez, si eres niño tienes la responsabilidad de no hacer olvidar a los adultos que este mundo es mejor de lo que parece. Y visto desde los ojos de la niñez todo es más bueno.  En la Nueva Voz Radio, queremos invitarte a compartir tus recuerdos de la infancia, tus travesuras u ocurrencias de la infancia. Estamos para escucharte.


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track

Title

Artist