Hikikomori: aislamiento social

Written by on 30 agosto, 2021

Por Mauricio Gamero.

¿Alguna vez te has puesto a pensar el por qué la gente se aísla? La falta de contacto social y la soledad prolongada tiene un profundo efecto en la mentalidad de los afectados de hikikomori, que poco a poco pierden sus habilidades sociales, las referencias sociales y las costumbres necesarias para interactuar con el mundo exterior.

La palabra “hikikomori” significa “aislarse” o de “retirarse”, y fue introducido por primera vez en 1998 por el psiquiatra japonés, Tamaki Saito en su libro “Aislamiento social: Una interminable adolescencia”. Explicaba este raro trastorno originario de Japón en el que los jóvenes se retiran completamente de la sociedad y permanecen en sus propios hogares durante más de seis meses.

La mayoría de los psicólogos creen que una de las causas fundamentales del hikikomori es la idea japonesa de “sekentei”, que se refiere básicamente su reputación dentro de la comunidad y la presión que se siente para impresionar a los demás. Este aspecto es de gran importancia en la construcción social de la sociedad japonesa. Porque en un mundo globalizado, exigente y competitivo; no estamos tan lejos de padecer este tipo de aislamiento, que si bien, está relacionado con la forma de vida del país nipón, en nuestra sociedad no estaremos tan alejado de este tipo de realidades.

Debemos tener en cuenta que en la estructura familiar japonesa tradicional los hijos viven con sus padres hasta graduarse en la universidad, encontrar trabajo o casarse. Tampoco es extraño que convivan varias generaciones familiares juntas; padres, hijos y nietos. No suele haber demasiada presión hacia los adolescentes para que salgan de casa y se independicen. Esto se basa en la idea de que los niños que viven con sus padres contribuirán a la familia hasta que tengan sus propias vidas estructuradas.

Por desgracia, cada vez un mayor número de adolescentes japoneses eligen quedarse en casa sin hacer nada. Los padres, a menudo demasiado complacientes, no saben cómo detener el avance de esta conducta antisocial, lo cual facilita que se convierta en un problema crónico.

Un caso típico de hikikomori sería el de una persona joven, casi siempre un hombre, que, tras sufrir algún tipo de presión social fuerte, se bloquea y aísla totalmente de la sociedad. Pueden pasar meses o incluso años encerrados en sus habitaciones. En muchos casos, la madre tendrá que llevar la comida a su puerta, ya que ni siquiera se unirá a la familia para comer. El estereotipo típico es que pasa la mayoría del tiempo navegando por Internet, jugando a juegos, o leyendo cómics.

Aunque parezca de película o exageración, es una realidad en sociedades orientales, y parece que es un reflejo de lo que puede ocurrir en sociedades que se asemejen a la propia. En el mejor de los casos, después de unos días de reflexión, el joven sale de la habitación y vuelve a la vida normal. Pero en los casos más severos, este retorno a la sociedad puede tardar meses o incluso años. Hay casos extremos que no llegan a solucionarse, como el de un hombre que se encerró con 20 años y todavía vive aislado con hoy en día con unos 50 años.

La tarea de los especialistas es estudiar a fondo este tipo de caso; el enfoque psicológico sugiere que tanto los jóvenes aislados como sus familias necesitan ayuda profesional, ya que muchos padres se encuentran abrumados por los problemas de un hijo con hikikomori que no entienden. ¿Para ti cuál crees que sea la solución o la prevención? o ¿Te resulta ajena esta realidad de los jóvenes?


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track

Title

Artist