Estres y salud

Escrito por el 19 mayo, 2022

Ya sea en el trabajo, la escuela o en el tránsito, hemos llegado a experimentar estrés, una sensación que, si no es controlada y en pequeñas dosis, puede representar un problema a la salud. En esta nota vas identificar cuáles son los síntomas y cuáles son algunos ejercicios que se pueden hacer en casa para hacer frente a esta situación.

¿Qué es el estrés?

El estrés puede ser definido como una reacción que experimenta una persona ante una situación muy difícil y que excede su capacidad para hacerle frente. Cada individuo reacciona de manera distinta ante él, según su personalidad y su tolerancia a la presión, su origen es multifactorial desde la situación económica, las preocupaciones laborales o las relaciones personales, en algunos casos puede causar síntomas psicológicos, como irritabilidad, ansiedad y síntomas físicos como problemas para dormir.

El estrés no debería calificarse como algo negativo, pues el estrés es una respuesta natural del cuerpo que nos permite hacer frente a los desafíos y peligros. El estrés bueno hace que actuemos o reaccionemos rápidamente.  Por ejemplo; aparece cuando alguien tiene frío, se tensan los músculos para producir calor o cuando alguien necesita estar despierto hasta tarde para estudiar.

Ahora bien, cuando el estrés no es controlado puede generar bloqueos tanto físicos como mentales, en el ejemplo anterior, vamos a suponer que una persona va a presentar un examen, con un nivel de estrés controlado, este lo mantendrá alerta y agudizará sus sentidos, por lo tanto, su rendimiento mejorará, pero en el caso contrario, si el nivel de estrés excede las capacidades del individuo, seguramente se bloqueará.

Como dije al inicio el estrés nos mantiene alerta a los diversos peligros que podemos enfrentar día a día, sin embargo, hay ocasiones que esta sensación se convierte en un problema y es necesario acudir con un especialista para tratarlo ¿Cuándo se convierte en un problema? Cuando la sensación dura más de lo normal y comienza a afectar nuestro rendimiento; los problemas de sueño suelen ser la primera señal de que el estrés se está volviendo peligroso, otra señal es que provoca que se incremente el ritmo cardiaco, se altere la presión arterial, aumente o disminuya la capacidad pulmonar y se tensen los músculos.

Tipos de estrés.

ESTRÉS AGUDO: se ocasiona en un breve periodo de tiempo y normalmente desaparece con rapidez. Es frecuente en todo el mundo, aparece cuando se vive un proceso nuevo o excitante, o cuando se pasa por situaciones complicadas, como rupturas de pareja. No suele ocasionar problemas importantes para la salud.

ESTRÉS CRÓNICO: Su duración va desde varias semanas a meses. Las personas que padecen este tipo de estrés pueden acostumbrarse a el que pueden llegar a no darse cuenta de que lo viven y acaban sufriendo problemas de salud. Suele aparecer cuando las personas no ven una salida a una situación compleja y deprimente.

 

EL ESTRÉS CRONICO AFECTA A SU CUERPO

Al sistema nervioso

El sistema nervioso hace que se liberen hormonas, como la adrenalina y el cortisol. Esto aumenta el ritmo cardiaco, la presión arterial y los niveles de glucosa en la sangre para reaccionar con rapidez ante el peligro. Demasiado estrés puede provocar irritabilidad, ansiedad, depresión, dolor de cabeza e insomnio.

Al sistema respiratorio

Al respirar más rápido, tomamos más oxígeno. Demasiado estrés puede provocar: hiperventilación, dificultad para respirar y ataques de pánico a quienes son propensos a sufrirlos.

Al sistema musculo esquelético

Los músculos se tensan para protegernos de las lesiones. Demasiado estrés puede provocar: dolor en el cuerpo, dolor de cabeza por tensión y espasmos musculares.

Al sistema endocrino

Las glándulas producen hormonas, como la adrenalina y el cortisol, que ayudan a que el cuerpo reaccione ante el estrés. El hígado aumenta el nivel de azúcar en la sangre para darnos más energía. Demasiado estrés puede provocar: diabetes, defensas bajas y por lo tanto más enfermedades, cambios de humor y aumento de peso.

Al sistema cardiovascular

El corazón late más rápido y más fuerte para distribuir la sangre por todo el cuerpo. Los vasos sanguíneos se ensanchan o se estrechan a fin de mandar sangre adonde más se necesite, por ejemplo, a los músculos. Demasiado estrés puede provocar: infarto, hipertensión y accidentes cerebrovasculares.

Al sistema gastrointestinal

La forma en la que el cuerpo procesa los alimentos se ve alterada. Demasiado estrés puede provocar: náuseas, vómitos, diarrea y estreñimiento.

Al sistema reproductivo

El estrés podría afectar el deseo y la función sexual. Demasiado estrés puede provocar: impotencia sexual o alteración del ciclo menstrual

Alternativas para controlar el estrés

Existen alternativas para combatir el estrés y que puedes hacer desde casa:

  • Hacer ejercicio físico: la actividad física ayuda a liberar la tensión y a quemar la energía generada por el aumento de adrenalina y cortisol que se genera con el estrés. Al finalizar, se obtendrá un estado de relajamiento que alejará las preocupaciones.
  • Relajación: permite la desactivación fisiológica del organismo, al tiempo que activa áreas del cerebro relacionadas con la atención y la resistencia al estrés.
  • Técnicas de respiración: Antes de explotar por cualquier situación estresante, se pueden hacer unas respiraciones diafragmáticas manteniendo el aire unos 10 segundos y exhalando despacio, repetirlo varias veces, a la par, es importante abrir nuestra percepción y poner atención a los ruidos que nos rodean, para comenzar a conectar con el presente.

¿Ha padecido algún tipo de estrés? o ¿Conoce a alguien que lo padezca? Sí es así, puede utilizar algunas alternativas que mencionamos y así pueda mejorar su calidad de vida, nos gustaría saber si te funcionaron, recuerda que si el problema se agudiza visita a un médico especialista. ¡Sigue escuchando La Nueva Voz Radio!


Opiniones

Deja un comentario


Canción actual

Título

Artista