EL GABO LITERARIO

Escrito por el 18 abril, 2022

Por Daniel Barragán.

 

El 17 de abril se cumple un año más de la partida de un nobel de la literatura, Gabriel García Márquez (1927-2014) quien fue colombiano de nacimiento, pero no cabe duda que en su vena también albergó un poco de la mexicaneidad, que se caracterizó en algunas de sus letras, y de cierta manera dieron nombre al boom latinoamericano, movimiento del cual también fueron partícipes: Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar y Carlos Fuentes.

El Gabo, como también se le conocía tenía leiv motives (temas) muy arraigados en su literatura, sin duda alguna uno de ellos fue el erotismo, además de pertenecer a la corriente literaria denominada Realismo mágico. Hablar un poco de esta corriente es mencionar la combinación de elementos inesperados, que de cierta manera dejan sorprendidos al lector, con hechos cotidianos o de la vida que acontecen todos los días.

 

Aunque bien, a García Márquez se le conoce como el máximo exponente del Realismo mágico, se debe dar crédito previamente a los iniciadores mexicanos, Elena Garro y Juan Rulfo, con las obras: Los recuerdos del porvenir (1963); “Luvina” (1953) y Pedro Páramo (1955) respectivamente. Previa a la asombrosa aparición de Cien años de soledad (1967) de Gabriel García Márquez, hay que comentar que hoy es una pieza fundamental en la novelística latinoamericana (y en la obra de Márquez).

Cien años de soledad aporta, para quien la lee, una historia de una dinastía familiar: los Buendía, desde los orígenes de la misma, la fundación de un pueblo: Macondo. Hasta la catástrofe final, cuando la estirpe de los Buendía se va extinguiendo de la faz de la Tierra. Hasta por fin terminarse el ciclo de una familia decadente:

<<Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra>>.

 

 

 

 

 

 

 

Se tiene qué hablar del Gabo periodístico, ya que García Márquez dedicó una parte importante de su vida. Justo existen tomos recopilatorios de sus entrevistas, e investigaciones periodísticas, cabe destacar que el oficio de escritor, además de hacer libros es hacer periodismo. Y Gabriel García Márquez fue uno de los mejores escritores literarios en practicar este oficio de informar, basta leer alguno de sus artículos que tienen tinte de relato literario.

 

Otra parte de la que casi no se habla es del Gabo cinematográfico. Gabriel, también tuvo ímpetu por el séptimo arte, oficio que conjugó de buena manera con el quehacer narrativo, hasta señalar la adaptación guionística que realizó a lado de su amigo Carlos Fuentes al guion de El gallo de oro, escrito por Juan Rulfo, de quien por cierto tuvo gran admiración y respeto, y es sabido que en gran medida la narrativa de Márquez parte en parte de la inspiración por la literatura rulfiana.

 

Todos los Gabos llevan a Gabo de cierta manera, si leemos la narrativa de Márquez, encontramos un gran cuentista, un escritor que narró desde lo que conocía natalmente, así como las reminiscencias de un escritor que nos habla de una historia que podría encajar en cualquier sitio del mundo. Si bien, García Márquez fue colombiano y por ende latinoamericano, su pluma y su obra es mundial, porque como muchos tantos autores nos legó esa universalidad del individuo mismo, que puede cohabitar con los aconteceres inesperados de la cotidianidad.

Como en la música se escucha a los artistas que ya no están. Así en la literatura se tendrá que leer a los escritores para conocer un poco de su acontecer narrativo y por supuesto artístico. Nos leemos en otra nota.

 

 


Opiniones

Deja un comentario


Canción actual

Título

Artista