EL CLUB DE LOS 27

Written by on 26 julio, 2019

El club de los 27
Por: Donnovan Martinez

Seguramente a lo largo de su vida han escuchado hablar acerca del “Club de los 27” y quizás no hayan comprendido a qué se referían con esto o hayan pensado que se trataba de un club social, pues no, el “Club de los 27” se le denominó a un grupo de músicos celebres que han visto la culminación de sus días a los veintisiete años de manera trágica y prematura. Muchas de estas muertes no han sido explicadas por completo dado que la muerte llegó de muchas maneras a este grupo de músicos. Entre las que destacan accidentes inexplicables, abuso de drogas y alcohol, hasta el suicidio. Así que a continuación te presentamos a los músicos más representativos y las historias que los llevaron a formar parte de tan oscuro club.

El primer miembro de este “selecto club” es Robert Johnson, guitarrista negro nacido en 1911 en Mississippi, EU. Pero la historia de Robert Johnson está marcada por algo muy peculiar pues se cuenta que en sus primeros años resultaba ser un músico bastante mediocre hasta que hizo un pacto con el mal. Se dice que en punto de la media noche Johnson invocó al maligno gracias a la invocación aprendida años atrás de un viejo esclavo; después de invocarle, Johnson pidió al maligno tocar Blues como nunca nadie la había hecho. Y así, de la noche a la mañana se convirtió en un músico prodigioso, tanto que al escuchar sus canciones pareciera que suenan dos guitarras al mismo tiempo, haciendo que se convirtiera en el rey del delta blues.
Johnson murió a los veintisiete años en agosto de mil novecientos treinta y ocho en Greenwood, Mississippi. Antes de su muerte intentó seducir a la esposa del dueño del local donde se presentaría, así que misteriosamente hasta su mesa llegó una botella de whisky que bebió ávidamente, tras subir al escenario comenzó a sentir malestares físicos que terminaron por provocar que Johnson bajara del escenario, dejara su guitarra a un lado y saliera del local. Desapareció durante tres días, tras los cuales únicamente pudieron encontrar su cadáver, y se dice que fue envenenado con estricnina. De esta manera Robert Johnson se convirtió en el primer miembro de “El club de los 27”. Pero su legado llegaría mucho más lejos de aquella noche de 1938 pues su música se convirtió en influencia para guitarristas como Eric Clapton o Keith Richards.

El siguiente miembro de este club es el fundador y primer líder de los Rolling Stones, Brian Jones. Se nota la influencia de Jones en la música de los Rolling Stones en los álbumes “Aftermath”, “Between the buttons” y “Their satanic majesties request” ya que además de guitarrista era un talentoso instrumentista y un virtuoso de la música pues se decía que necesitaba sólo de media hora para aprender a tocar un instrumento, lo cual resultaba bastante interesante y benéfico para la banda dado el dominio de instrumentos como la mandolina, el dulcimer, la marimba, el melotrón, el arpa, el cello, el violín, el ukelele, el acordeón, las campanas tubulares, la armónica, la batería marroquí, la flauta y la cítara hindú  (que puede apreciarse en el inicio de “Paint it black”).
A pesar de haber aportado mucho a la banda nunca figuró como compositor de la banda, ni tampoco cantó alguna canción, pero la riqueza musical aportada por Jones a la banda nunca pudo verse igualada tras su salida, misma que se dio tras su comportamiento errático y los problemas con las drogas que le provocaron roces con los miembros de la banda.  Así que durante la grabación del álbum “Let It Bleed” los miembros del grupo le pidieron que se fuera aprovechando que Jones se encontraba internado en una clínica debido a un cuadro de depresión.
Así que esto se hizo oficial el 10 de junio de 1969 y tras el anuncio Jones se retiró a su casa de Sussex, a pesar de que todo el mundo pensó esto tendría deprimido a Jones resultó ser lo contrario pues ya tenía planes con grandes estrellas de rock tales como John Lennon y Jimi Hendrix. Pero inexplicablemente Jones fue hallado muerto un mes después. La policía anunció que había sido una “muerte accidental” provocada por un ataque de asma, enfermedad que lo aquejaba desde niño, pero que se vio complicado por una inmersión en el agua bajo los efectos del alcohol y las drogas. Jones fue sepultado el 10 de julio del mismo año y en su lápida se escribió  “No me juzguen con tanta severidad” dado a que personas cercanas podían decir que fue un hombre que vivió genuinamente la vida del rock and roll y que caracterizó a los Rolling Stones en todos los aspectos antes de que los miembros actuales tomaran las riendas de la banda.
Y así fue que Jones se convirtió en miembro del “temido club de los 27”.

El tercer puesto otorgado para el club se lo quedó James Marshall Hendrix, mejor conocido como Jimi Hendrix. Nacido el 27 de noviembre de 1942 en Seattle, Estados Unidos, se convirtió en el más grande guitarrista del Rock and Roll y del Blues eléctrico. De hecho, en 2003 la revista “Rolling Stone” lo declaró como el mejor guitarrista de todos los tiempos debido a sus notables habilidades con la guitarra pues su virtuosismo era tal que podía tocarla incluso con los dientes, además de que siempre fue su idea el crear texturas y sensaciones sonoras naturales que fluyeran a través de su guitarra. Para la historia nos dejó cuatro discos con su banda “The Jimi Hendrix Experiencie”, así como grandes recuerdos de los festivales de Woodstock y las islas de Wight.
La carrera de Hendrix se vio cortada el 18 de septiembre de 1970 en Londres, Inglaterra, cuando al salir de una fiesta completamente ebrio su novia lo llevó hasta su cuarto de hotel donde presuntamente ingirió una gran cantidad de pastillas para dormir, las cuales provocaron que se desvaneciera y ya en el suelo muriera atragantado por su propio vómito. Otra versión dice que Hendrix no murió ahí, sino que mientras era llevado en la camilla al hospital uno de los camilleros no permitió que Hendrix girara la cabeza para poder vomitar en el suelo. Pero la más siniestra de todas las versiones es la que especula que su manager, Michael Jeffery, a punto de ser despedido, hizo que el guitarrista tomara pastillas y bebiera grandes cantidades de vino para así provocar su muerte, todo para poder cobrar el jugoso seguro que se encontraba a su nombre. En fin, nada pudo probarse jamás, pero de lo que sí estamos seguros es que ese día la música perdió a uno de sus más grandes exponentes de la historia y “El club de los 27” consiguiera un miembro más.

 

 

Hasta este momento el club no tenía ningún exponente femenino, pero esto estaba a punto de cambiar pues el 3 de octubre de 1970 se uniría la primera mujer a la lista.  Hablamos de un símbolo de la contracultura de los años ’60 y la primera mujer considerada una gran estrella del Rock ‘n Roll y el Blues. Hablamos de: Janis Joplin, nacida en Texas el 19 de enero de 1943, quien llamó la atención desde muy temprana edad por su voz y sus viscerales interpretaciones.
Tras enterarse de la muerte de Hendrix ese mismo año La Bruja Cósmica comenzó a cuestionarse sobre qué podría pasar si ella muriera también.

<<Me pregunto si yo muriera … ¿Qué pasaría? ¿Hablarían de mí tanto como de Jimi? ¡Ja, ja! No es un mal truco para hacerse publicidad, pero no creo que pudiera morir también en 1970. Eso disminuye mis posibilidades porque dos estrellas del rock no se pueden morir en el mismo año. Pero no se preocupen. No voy a morir el mismo año que Jimi Hendrix. ¡Soy mucho más famosa que él!”>>
Dijo Joplin en tono de burla, según sus allegados.  Pero lo que no sabía es que su destino ya estaba escrito pues apenas unos días después de la partida de Hendrix, Joplin se convertiría en la próxima en unirse al club de los 27 tras sufrir una sobredosis de heroína, presuntamente bajo los efectos del alcohol.
Tras su muerte sus cenizas fueron arrojadas desde un avión sobre el océano pacífico, además de que en su testamento dejó escrito que 2500 dólares de su riqueza fueran destinados a realizar una fiesta en su honor donde se repartieron pasteles de chocolate mezclado con hachís entre los casi 200 asistentes a esta peculiar fiesta.

 

Esta fue la forma en que “El Club de los 27” consiguiera sus primeros miembros. No estamos seguros de todas las versiones oficiales de las muertes de estas grandes estrellas, pero de lo que sí estamos seguros es de que el mundo de la música, y en general, perdió joyas virtuosísimas que dejaron de brillar en este plano pero que siguen viviendo a través de su legado musical.
Pero el club no se detendría ahí pues al año siguiente cobraría su siguiente víctima.
Esta vez fue el turno de James Douglas Morrison, o sea, Jim Morrison o mejor conocido como “El rey lagarto”, nació el 8 de septiembre de 1943, es considerado por la revista “Rolling Stone” como el quinto mejor vocalista de todos los tiempos. Antes de incursionar en el mundo de la música él estaba metido en el mundo de la poesía simbolista francesa y los mitos y religiones de las culturas de los nativos americanos. Además de ser asiduo consumidor de alcohol y sustancias psicoactivas. Para su legado nos dejó seis discos grabados con “The doors” pero justo al terminar el álbum “L.A. Woman” en 1971, Morrison decidió tomarse unas vacaciones en Francia junto a su novia, Pamela Courson, pero tres meses después, el 3 de julio, Pamela lo encontró muerto en su bañera de su piso en el barrio de Marais, París. El parte médico indicó que el cantante murió por un fallo cardiaco, pero nunca se realizó la autopsia en regla ya que no hubo evidencia de violencia alguna en su muerte.
El Rey Lagarto fue enterrado en el cementerio de Pèrelachaise en París y en su lápida pusieron la inscripción en griego antiguo “Kata Ton Daimona Eaytoy” que significaría “Fiel a su propio espíritu divino dentro de él”, aunque otros afirman que significa “De acuerdo a su propio demonio”.

A esta lista de grandes músico se anexa Kurt Cobain, vocalista, compositor y guitarrista de la banda “Nirvana, quien se suicidó disparándose en la cabeza con una escopeta el 5 de abril de 1994 , pero no fue sino hasta el 8 de abril que descubrieron su cadáver cuando un empleado fue a realizar una instalación eléctrica a su casa.
Cobain nos regaló  álbumes como “Bleach”, In Utero” y “Nevermind”, este último que contenía la mítica canción “Smells like teen spirit” que caracterizó a la generación “X”.

Y para terminar este listado se debe mencionar a la compositora y cantante británica Amy Winehouse, quien a pesar de haber tenido una gran carrera en la cual tuvo seis nominaciones a premios Grammy, de las cuales ganó cinco; también ganó el BRIT Award a Mejor Artista Británica, un World Music Award, entre muchos otros reconocimientos.

Amy falleció el 23 de julio de 2011 después de sufrir un colapso alcohólico que se dice fue provocado tras no poder superar una ruptura amorosa, que la llevó a caer en una profunda depresión y en el alcoholismo que la atacaba. La autopsia reveló que murió a causa de la ingesta excesiva de alcohol, para ser exactos 416mg de alcohol por decilitro de sangre, cuando 350mg ya es una cantidad mortal.

Si bien estos no son todos los integrantes del “Club de los 27”, sí son los más conocidos, pero a ellos podemos agregar nombres tales como Malcolm Hale, Leslie Harvey, Roger Lee Durham, Pete de Freitas, Mia Zapata, Richard James, Evangelina Sobredo, Rodrigo Bueno, Gary Thain, Kami, Malice Mize y Valentín Elizalde, músico mexicano que fue asesinado a tiros por un ajuste de cuentas al terminar un concierto en 2006.

Todas las muertes de estos grandes artistas tienen algo en común: sucedieron cuando los artistas tenías 27 años y la mayoría de estas muertes se dieron de bajo circunstancias misteriosas y que hasta la fecha no han sido resueltas en su totalidad. Pero, ¿fueron sólo muertes accidentales?, ¿asesinatos provocados por las drogas y el alcohol? Quizás nunca lo sabremos, pero estamos seguros de que el privilegiado “Club de los 27” siempre está alerta para reclutar a sus siguientes miembros.


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Current track

Title

Artist