Suspiro Fisiológico

Written by on 14 junio, 2021

Por Mauricio Gamero.  

El estrés de la vida, en algunos casos puede ser una de las cosas que más afectan negativamente la vida en algunas personas. La mayoría de las veces los estados de ansiedad patológica o problemática suelen manejarse con terapias y fármacos. Y aunque puede ser esencial para el bienestar, esto no necesariamente provee una herramienta en tiempo real para manejar el estrés indeseado, depender de un medicamento para sobrellevar algo que “aparentemente” debe de ser manejable, resulta un verdadero reto para quienes tiene dificultades para lograr manejar el estrés.

Cuando vivimos en situaciones de constante estrés, surgen frases que se repiten, el “Trata de calmarte” es una constante de una persona que vive un ritmo de vida complicado. Y aunque esto puede tener una buena intención, el resultado suele ser el opuesto. Un modo más efectivo para calmar el sistema nervioso es usar directamente una entrada fisiológica a su funcionamiento.

Según el Dr. Andrew Huberman, neurocientífico de la Universidad de Stanford, en lo que respecta al conocimiento científico la manera más rápida y efectiva de disminuir la fisiología del estrés es utilizando algo que se conoce como “suspiro fisiológico”, así como lo lees, tomarse un respiro es la clave para aprender a manejar este tipo de situaciones. Pero no cualquier tipo de respiro; y es que se trata de una técnica de respiración muy sencilla que de una u otra forma el ser humano a usado dese siempre, generalmente de manera automática.

La respiración es la llave para la modulación del estrés. Esto puede constatarse simplemente por el hecho de que es el modo más claro que tiene el ser humano para regular su sistema. Por ejemplo, para acelerar el corazón sólo es necesario alargar la duración de la inhalación; lo contrario, las exhalaciones más lentas, disminuyen el ritmo cardíaco. Por supuesto, no sólo bajan el ritmo cardíaco, sino que en general reducen el nivel de estrés en el cuerpo, generalmente marcado por la liberación de hormonas como la adrenalina. 

El secreto del suspiro fisiológico o voluntario consiste en hacer una doble inhalación con una exhalación larga. La doble inhalación hace que los sacos de los pulmones se vuelvan a inflar, lo que se traduce en una exhalación que elimina con mayor efectividad el dióxido de carbono, lo cual relaja al cuerpo. Esta sencilla técnica, que ha sido documentada por la ciencia desde la década de 1930, ha sido recientemente estudiada por diferentes laboratorios en la Universidad de Stanford, que se encuentran en proceso de presentar investigaciones más a detalle sobre los beneficios de este gesto.

Todas las técnicas, que usan algunas sesiones de meditación, tienen su base en la respiración, una sencilla acción de nuestro cuerpo que nos puede cambiar la vida, poner en calma y hasta mejorar nuestra manera de enfrentar situaciones que no están a favor. nuestro cuerpo es muy sabio y conocerlo es la mejor manera de estar en control y equilibrio. 


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Continue reading

Current track

Title

Artist