Sindrome de Rapunzel

Por: Zaira Gómez.

La tricofagia es un trastorno psicológico poco común, y es mejor conocido como el síndrome de Rapunzel y no precisamente porque tu deseo sea dejar crecer el cabello para utilizarlo como una cuerda.

Las personas que padecen este trastorno tienen una seria urgencia de comer cabello sin parar, de forma compulsiva e incontrolada. ¡Como bien lo lees, se comen su propio cabello o el ajeno! Este trastorno puede desembocar graves problemas de salud a causa de las bolas de pelo que se van acumulando en el interior del estómago.

Se presenta raramente, sobre todo en mujeres menores de 30 años, con una relación de 4 a 1 respecto a los hombres. De acuerdo a estudios estadísticos a nivel mundial que arrojan los resultados de trastornos psicológicos se calcula que a nivel mundial la tricofagia afecta a un porcentaje muy pequeño de la población, entre el 0,6%y el 1,6% de la población total, haciendo de este trastorno muy poco común. Como dato curioso; también se puede dar la tricofagia en bebés.

El Síndrome de Rapunzel es todo un procedimiento, las personas que lo padecen, primero juegan con su pelo, si el pelo es largo se lo meten la boca para saborearlo y luego lo arrancan para poder masticarlo hasta que se lo tragan. El pelo que utilizan suele ser el del cuero cabelludo, pero en diversas ocasiones puede ser de otras partes del cuerpo, como las cejas, las pestañas u otras zonas. Hay casos en los que no solo se limitan a su propio pelo, sino que también arrancarán cabello de gente con la que conviven.

Este comportamiento se puede dar en cualquier momento, pero suele ser más severo cuando la persona que lo padece está delante de situaciones del malvado estrés.

Consecuencias de la tricofagia

Comer pelo tiene consecuencias. De hecho, se trata de un trastorno que puede llegar a tener consecuencias médicas graves si no se interviene a tiempo. Ya que el pelo no puede ser digerido por el tracto gastrointestinal humano, lo que hace que se empiecen a acumular bolas de pelo en el intestino, llamadas tricobezoar. Cuando estas bolas de pelo son lo suficientemente grandes para empezar obstruir las paredes intestinales surgen síntomas como, dolor abdominal, vómitos, pérdida de peso y apetito, diarrea, estreñimiento, tensión abdominal o incluso sangrado o perforación intestinal.

Las bolas de pelo son un riesgo para la salud y la única forma de eliminarlas son a partir de intervenciones quirúrgicas; además las personas con tricofagia con el paso del tiempo sufrirán de calvicie e irritaciones en el cuero cabelludo, debido al constante desgarro.

¿Cuáles son las causas?

A ciencia cierta no se conoce la causa que origine la tricofagia, pero los pacientes que padecen de este trastorno se han relacionado con síntomas de ansiedad, depresión y una baja autoestima; estudios asocian la tricofagia en casos de abusos sexuales en niños, maltrato psicológico o discapacidad intelectual. La tricofagia suele aparecer con más frecuencia en los casos que el paciente también presenta tricotilomanía que está catalogado como un trastorno obsesivo- compulsivo que se caracteriza por la conducta de arrancarse pelos. Estudios sobre la tricotilomanía indican que en el 30% de los casos se acaba desarrollando tricofagia.

¿Tiene cura el síndrome de Rapunzel?

Sí. La clave para poder tratar a una persona con tricofagia es eliminar las conductas compulsivas de comer pelo y aminorar las causas que lo provocan. La participación en tratamientos psicoterapéuticos es esencial para quién lo padece; y entre los tratamientos más utilizados para este terrible trastorno, están:

  • Terapia conductual de privación de respuesta. Para aprender a evitar la conducta de comer el pelo en exposición de situaciones que la provoque.
  • Terapia de inversión de hábito. Consiste en dar alternativas más funcionales y saludables cómo respuesta a la ansiedad en vez de la ingestión de cabello. Por ejemplo, cada vez que aparezca la necesidad de comer pelo, ir a dar un paseo rápido o aplicar técnicas de respiración profunda.
  • Terapia cognitivo conductual. Se utilizaría para tratar los trastornos psicológicos que pudieran acompañar y agravar la tricofagia, como los trastornos de ansiedad.

Ahora que ya conoces que es la tricofagia, es muy importante que identifiques si existe algún caso cercano, de ser así, es hora de poner manos a la obra y ayudar al paciente a salir de esa condición psicológica grave.

Para seguir con el mejor entretenimiento y continuar aprendiendo, vuelve a visitar esta página de #LaNuevaVozRadio.

 


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Current track
TITLE
ARTIST